CVDP al día

Calendario

junio, 2024

Estudiantes

La misión educativa del Colegio La Virgen de Pompeya trasciende los límites convencionales al proponer una formación integral que abraza valores fundamentales. Fomentando la fe en Dios, Cristo y la Iglesia, la institución busca cultivar no solo creyentes comprometidos, sino personas respetuosas de la dignidad humana como seres trascendentes.

La sensibilidad y apertura espiritual son cualidades esenciales que se inculcan, invitando a los y las estudiantes a captar la presencia de lo divino en sus vidas y en la historia. El proceso se extiende hacia el autoconocimiento, donde descubrir propios valores y limitaciones se entrelaza con la capacidad de comprender las posibilidades ajenas.

La autonomía se presenta como un pilar, instando a los y las estudiantes a optar y comprometerse con su libertad. El compromiso no solo les hace artífices de sus vidas, sino también fieles a sus proyectos personales, integrando de manera armoniosa fe, cultura y la búsqueda de la verdad.

La formación permanente se destaca como un objetivo, haciendo del estudiante un ser autónomo, reflexivo y crítico. Actitudes comunitarias de solidaridad, respeto mutuo, iniciativa y creatividad se promueven como cimientos para insertarse en la sociedad y transformar estructuras hacia la justicia y el beneficio de la humanidad.

Familias

La participación activa de las familias en el proceso educativo es esencial para el desarrollo integral de los y las estudiantes. En este contexto, se plantea la necesidad de que las madres, padres y apoderados asuman su rol primordial como los primeros educadores de sus hijos e hijas, reconociendo que nadie puede reemplazar el protagonismo que les corresponde en esta tarea fundamental.

La integración efectiva con la Comunidad Educativa y la plena adhesión a los objetivos, estilo y lineamientos generales de la escuela se perfilan como requisitos fundamentales. Asimismo, se destaca la importancia de dar testimonio de vida cristiana en todo momento, contribuyendo así a la misión evangelizadora del colegio.  La formación cristiana de las familias cobra relevancia, instándolos a crecer comunitariamente en el conocimiento de la Verdad, su sensibilidad hacia los requerimientos de los alumnos y las alumnas, y la participación activa en la vida escolar se convierten en elementos clave para el éxito educativo.

La comunicación permanente con el colegio, a través de charlas, reuniones y entrevistas, facilita el entendimiento mutuo entre la familia y la institución educativa. La búsqueda creativa y constante de caminos para la vida familiar es una tarea que requiere esfuerzo y dedicación. El mantenimiento de la unidad familiar se logra a través del diálogo, el respeto, la tolerancia y la capacidad de perdonar, aspectos que fortalecen los lazos familiares.

Admisión SAE